Siete Errores Que Debe Evitar al Registrar Sus Canciones

Nos encontramos con este problema una y otra vez: un compositor no entiende por qué su canción no está completamente registrada, o no logra descubrir por qué no puede finalizar el registro de una canción en su cuenta. Si bien hemos trabajado duro para que el registro de canciones sea lo más ágil posible para los creadores, todavía hay partes del proceso de registro que pueden confundir a los compositores. 

El registro adecuado de sus canciones en su entidad de recaudación de derechos de autor local es uno de los pasos más importantes que puede tomar para asegurarse de recibir sus regalías. La PRO (Organización de Derechos de Interpretación) o CMO (Organización de Representación Colectiva) se basa en la información de registro de la canción para determinar a quién deben pagar y exactamente cuánto deben pagar. Si comete algún error u omisión durante ese proceso, corre el riesgo de que las regalías que con tanto esfuerzo ganó queden retenidas por las entidades de cobranza, las asignen a quienes no corresponde o, lo que es peor, terminen como ingresos no pagados a ningún artista.

A continuación se mencionan siete errores comunes que vemos cometer a los compositores, y cómo evitarlos cuando registra sus canciones:

  1. No incluir el número IPI y la información de contacto del compositor o la editora de la canción

El número IPI (siglas en inglés de Información de la Parte Interesada) es un número de nueve dígitos que asigna la entidad de recaudación a los compositores y las editoras para identificarlos como titulares de derechos. A todos los compositores y editoras del mundo que están afiliados a una entidad de recaudación se le asigna uno, y ningún número IPI es igual (piense en ello como un número de Seguro Social, si usted es ciudadano estadounidense, o un número de pasaporte). 

Su número IPI (y los de sus coautores, si correspondiera) es esencial para identificarlo como el dueño de una canción, independientemente del lugar del mundo en el que se reproduzca su música. Si no proporciona su IPI, o si proporciona uno incorrecto, las entidades de recaudación de derechos de autor no podrán identificarlo como el titular de los derechos de autor y pagarle sus regalías.

Asegúrese de saber cuál es su número IPI (aquí se explica cómo encontrarlo) para tenerlo disponible cuando llegue el momento de registrar su canción. Asimismo, si tiene su propia editora registrada en su entidad de recaudación de derechos de autor, también debe usar el nombre y el número IPI de esa editora, además de su propio nombre e IPI, al registrar sus obras.

Del mismo modo, proporcionar la información de contacto correcta de la editora o el compositor ayudará a que su entidad de recaudación de derechos de autor pueda encontrarlo a usted fácilmente y asignarle correctamente sus regalías.

  1. No incluir a todos sus coautores y sus porcentajes en el registro de la canción

La información incorrecta sobre la propiedad de la canción es una de las razones más comunes por las que se retienen las regalías de titulares de derechos de autor. Si la información es incorrecta (no coincide con registros anteriores) o inexacta (por ejemplo, sus porcentajes son excesivos o suman más del 100 %), las entidades de recaudación de derechos de autor retendrán el dinero hasta que puedan determinar quién tiene derecho a qué. 

Para asegurarse de que esto no le suceda, lo primero que debe hacer una vez que haya terminado de escribir una canción es acordar los porcentajes de propiedad de cada compositor. Una vez acordado, póngalo por escrito y asegúrese de que los porcentajes sumen 100 %. Una de las maneras más fáciles y mejores para que todas las partes sepan qué porcentaje de una canción poseen es completar una hoja de reparto. De esa manera, una vez que llegue el momento de registrar la canción, sabrá exactamente a quiénes incluir en el registro, así como qué porcentajes asignarles. 

La inclusión de las demás personas que trabajaron en una canción y sus porcentajes de propiedad ayuda a las editoras o entidades de recaudación a garantizar que la información coincida cuando sus coautores registren la misma canción. Si no coinciden, el registro tendrá discrepancias en las entidades y todos los pagos se suspenderán hasta que las partes resuelvan el problema. Piense en esto como una red de seguridad: verifica toda la información de registro de esa canción antes de que se paguen las regalías, por lo que no tiene que preocuparse de que un coautor se vuelva pícaro y gane más de lo que debería. 

Nota rápida: Si está registrado en BMI en EE. UU., este número alcanzará hasta un 200 % durante el registro de la canción porque BMI define el porcentaje del compositor y el porcentaje de la editora como sus propias unidades individuales. Básicamente, ven la participación del compositor como un 100 % completo y la participación de la editora como un 100 % completo, en lugar de que ambas participaciones equivalgan al 100 %. Sin embargo, no deje que esto lo confunda: el concepto es el mismo; es simplemente el formato de BMI que difiere del de otras entidades de recaudación.

  1. No obtener autorización para samples u obtener permiso para publicar obras derivadas

Cada vez que utilice la propiedad intelectual de otra persona, ya sea mediante un sample (muestra musical), una regrabación de la melodía de otra persona (es decir, una interpolación) o una combinación de múltiples trabajos preexistentes para crear una nueva canción (es decir, obra derivada), usted está legalmente obligado a obtener el permiso de los dueños de la composición. ¿Por qué? Porque los titulares de los derechos de autor de esas obras tienen derecho a reclamar parte de la autoría de la nueva obra, aunque no hayan formado parte del proceso creativo. Además, si está sampleando cualquier parte de una canción grabada, en lugar de hacer su propia versión o interpolar la melodía, necesita un permiso adicional de los dueños de la grabación original.

Si no obtiene permiso antes de registrar la canción, corre el riesgo de ser demandado por violación de derechos de autor, lo que a menudo tiene como consecuencia que tenga que pagar daños y perjuicios o montos de acuerdos extrajudiciales, devolver todas las ganancias que generó su canción y, ocasionalmente, también tener que ceder el 100 % de sus derechos de autor a las otras partes. Asegúrese de obtener siempre un permiso por escrito antes de registrar cualquier canción que utilice la propiedad intelectual de otra persona, a fin de evitar que le sucedan estas cosas.

  1. No actualizar su información de contacto y su editora actual en su entidad de recaudación de derechos de autor

Si algo cambia, como su dirección postal, su número de teléfono o su dirección de correo electrónico, es importante que lo informe a su entidad de recaudación, tal como lo haría con cualquier otra suscripción. Si recientemente ha cambiado de editora, también debe notificarlo a su entidad de recaudación de inmediato. Olvidar eliminar antiguas editoras puede hacer que su entidad de recaudación continúe pagándoles mucho después de que hayan perdido el derecho a cobrar las regalías generadas por su trabajo.

  1. No actualizar el registro de su canción con nuevas grabaciones o títulos alternativos

No proporcionar información de nuevas grabaciones, como interpretaciones en vivo o versiones de otros artistas, o títulos alternativos, hace que sea más difícil para su entidad de recaudación hacer coincidir esos pagos entrantes con la canción que registró con ellos (es decir, si su canción se llama “Up 2 No Good Luv”, también debe presentar “Up to No Good Love” como título alternativo).

  1. No indicar los intérpretes de la canción, el ISRC y otros metadatos de grabación de sonido

No proporcionar metadatos relacionados con la grabación de sonido de su canción, como el código ISRC de la canción y una lista de todos los intérpretes, puede causar problemas con el seguimiento y el cobro de sus regalías en todo el mundo.

  1. No presentar sus listas de canciones de las presentaciones en vivo en las que interpretó su canción

Los compositores pueden recibir regalías de interpretación cuando sus canciones se interpretan en vivo en público, y presentar las listas de canciones a su entidad de recaudación es clave para obtener esas regalías. Por lo general, debe enviar sus listas de canciones dentro de los seis meses posteriores a la fecha de la presentación en vivo e indicar el nombre del lugar, la fecha y todas las canciones interpretadas.

La clave = mantenerse organizado

Esto puede parecer una gran cantidad de información para rastrear y actualizar cada vez que se produce un cambio pequeño relacionado con su canción, pero el primer paso es comprender lo importante que es para su catálogo contar con un registro completo e íntegro. Queremos que se concentre en crear, por lo que hemos confeccionado una lista de verificación práctica para ayudarlo a estar al día con sus registros de canciones.

Access what you’re due.

Join